El PCAN pide a la Autoridad Portuaria el libre acceso peatonal al Yacht Port

Sólo este club náutico en la Región impide el paseode los ciudadanos junto al mar, según exige la Ley de Costas

La ciudad otra vez da la espalda al mar. El cantil del muelle que abarca la fachada marítima frente al Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua) y el Auditorio El Batel permanece cerrado a cal y canto. La empresa Yacht Port, que gestiona el puerto deportivo de yates de lujo en esa ubicación, prohíbe el acceso a toda persona ajena a dicha instalación recreativa. Según ha podido comprobar el Partido Cantonal de Cartagena, sólo este club náutico mantiene esta limitación absoluta de paso en toda la Región. El resto de puertos deportivos de la Comunidad Autónoma permiten el libre acceso de ciudadanos a pie a su muelle principal, al menos en horario diurno, en cumplimiento de la Ley de Costas que establece una servidumbre de tránsito a lo largo de la costa. Esta normativa estatal regula una franja de seis metros frente al mar de uso y disfrute de cualquier contribuyente ya que, según también la propia Constitución, toda la costa española es de titularidad pública y, en ningún caso, puede ser privatizada. Sólo cuando haya trabajos portuarios de carácter comercial, con actividades de estiba y descarga de mercancías, la autoridad puede establecer una restricción absoluta de entrada pero nunca en una marina deportiva ya que tiene una catalogación “de recreo”, según la normativa.

Ante esta evidente discriminación de los cartageneros respecto a los ciudadanos de otras localidades de la Región con instalaciones semejantes, el PCAN solicita a la Autoridad Portuaria que exija el cumplimiento de la citada ley a la mercantil Yatch Port y que cualquier persona tenga la opción de pasear, como ocurre con el resto de clubes náuticos de la Región, por el cantil de ese muelle de propiedad del Estado. La propia gerente de Yatcht Port, María del Carmen Ros, ha reconocido al Partido Cantonal que la concesión administrativa, que le posibilita la gestión y uso de esta parte del puerto, en ningún caso especifica la restricción absoluta al paso del público en general y cree, según sus propias palabras, “que éste no es un tema importante para que la oposición municipal se ocupe de él”.

En cambio, el secretario general y candidato del Partido Cantonal a la alcaldía, Celestino García Alfaro, incide en un evidente trato de favor a unos puertos deportivos respecto a otros ya que los colindantes clubes de regatas de Cartagena y Santa Lucía, en el mismo espacio físico, permiten la entrada libre a todos los cartageneros a su muelle con la lógica excepción de los pantalanes de uso exclusivo de los propietarios de las embarcaciones. “La ciudad tomó, a finales del siglo pasado, un rumbo de apertura total al mar y estas prohibiciones al paseo por nuestro puerto en pleno siglo XXI denotan un anacronismo del todo inaceptable y fuera de lugar hoy en día”, apostilla García Alfaro.

Síguenos y dale me gusta 🙂