Barreiro presenta unas cuentas municipales en quiebra técnica

Los últimos presupuestos del PP confirman la imposibilidad de invertir ante la brutal deuda acumulada por su nefasta gestión

Bancarrota en el Ayuntamiento. La concejala de Hacienda, Fátima Suances, ha planteado hoy en el pleno municipal unos presupuestos que avalan la quiebra técnica de las cuentas municipales. El texto apenas deja margen a la inversión, que paliaría en parte la actual inactividad económica, como consecuencia de los pagos a hacer frente por la elevada deuda acumulada tras años de nefasta gestión. El Ministerio de Hacienda obliga, en estas circunstancias, a la corporación a afrontar esas liquidaciones pendientes a través de las condiciones del denominado plan de reajuste o, lo que es lo mismo, la intervención de las cuentas municipales por parte del Estado.

El Partido Popular encontró unas arcas municipales con 66 millones de euros de agujero que ahora, sin pestañear, deja en casi 170 millones con la suma de la deuda propia del Ayuntamiento y de todos los organismos públicos que dependen del mismo, con la Sociedad Municipal Casco Antiguo a la cabeza. Así, la alcaldesa de la ciudad, Pilar Barreiro, triplica los números rojos que dejaran los gobiernos anteriores del Partido Cantonal y el PSOE. Es más, después de los casi veinte años de mandato de la primera edil, el Ayuntamiento de Cartagena presenta la mayor deuda municipal entre todas las ciudades de la Región y se encuentra, por la misma causa, entre las quince primeras de todo el país.

 En esta situación límite, la inversión apenas llegará el próximo año a los 4,5 millones de euros de los casi 191 totales presupuestados. Estas migajas representan meros parches en obra pública respecto a lo que realmente necesita la ciudad: una intervención integral. El PCAN encuentra claros ejemplos en las plazas de San Francisco y el Lago, cuyas intervenciones arqueológicas, puesta en valor de los monumentos del subsuelo y posterior adecuación de los mismos a la urbanización superior supone una inversión inasumible por el estado paupérrimo de las cuentas municipales. “Debajo de la Glorieta se encuentra el foro romano pero como el Ayuntamiento está en quiebra no puede asumir el coste de la excavación y restauración, por lo que la señora Barreiro se limita a pavimentar la plaza sin ningún tipo de cata arqueológica. La rehabilitación de la plaza de la Merced lleva años parada por lo mismo: la falta de recursos económicos que pongan en valor los importantes restos púnicos que atesora”, denuncia Celestino García Alfaro, secretario general y candidato a alcalde por el Partido Cantonal de Cartagena.

Síguenos y dale me gusta 🙂