Los enfermos oncológicos soportan casi un día sin comer en urgencias del Santa Lucía

Los pacientes con cáncer que llegan al hospital a primeras horas de la tarde carecen de alimentos hasta la siguiente jornada

Trato indigno en las peores circunstancias de salud. Los enfermos oncológicos con tratamiento de quimioterapia que acuden a las urgencias del hospital de Santa Lucía, según el protocolo médico, con episodios de fiebre por bajada de defensas permanecen hasta veinte horas sin recibir alimento alguno. Estos pacientes con cáncer pasan directamente a la llamada unidad de aislamiento del servicio de emergencias ya que su organismo presenta problemas de inmunodeficiencia por el fuerte tratamiento que reciben. Si la llegada a urgencias coincide con las primeras horas de la tarde, el servicio de catering del primer centro sanitario de la ciudad no contempla la alimentación de esa noche y, por la tanto, el enfermo carece de sustento hasta la comida del día siguiente, según denuncia una de estas pacientes oncológicas al Partido Cantonal de Cartagena.

Además, los enfermos con cáncer, o con otras patologías que requieran incomunicación por posibles contagios, permanecen en salas que sólo tienen un lavabo pero sin inodoro. “Si tengo que ir a orinar abandono el aislamiento que aconseja el protocolo y voy a los aseos comunes de urgencias. Ni siquiera los enfermeros tienen agua para darme si me da sed y el propio personal sanitario lamenta estas condiciones tan penosas y nos piden disculpas”, explica esta enferma oncológica en proceso de recuperación. Los cartageneros que sufren estas circunstancias tercermundistas solicitan en ese momento la ayuda de familiares que les introducen desde el exterior del recinto comida y bebida pese a la supuesta incomunicación que  aconseja su estado.

El secretario general y candidato a alcalde por el PCAN, Celestino García Alfaro, relaciona estos sucesos con el continuo proceso de privatización de la hasta hace muy poco excelente sanidad pública. “La Consejería de Sanidad externaliza todos los servicios que puede a empresas que, en vez de mirar por el paciente, sólo se preocupan por su bolsillo. Así ocurren casos como la falta de previsión de comidas en las zonas de aislamiento de urgencias o las sangrantes tarifas del parking del exterior del hospital cuando se encuentra en una zona aislada y sin aglomeración de edificios, por lo que sería fácil encontrar aparcamiento gratuito”, denuncia García Alfaro. El Partido Cantonal de Cartagena exige a la consejera de Sanidad y Política Social, Catalina Lorenzo, que ponga fin al sufrimiento que su departamento provoca a estos enfermos con cáncer y que el centro sanitario prevea la alimentación en urgencias de igual manera que hace en el resto de plantas del edificio.

Síguenos y dale me gusta 🙂