Los enfermos del Santa Lucía no reciben la vacuna de la covid cuando son citados por Salud

Los pacientes obtienen la notificación telefónica del Servicio Murciano de Salud para el pabellón Cabezo Beaza pero sin alternativa de inoculación en el hospital

Más problemas para los mayores en la vacunación contra la covid. Enfermos de avanzada edad del Hospital Santa Lucía han quedado sin la inmunización por las inyecciones de Pfizer o Moderna ya que por su ingreso ha sido imposible su desplazamiento al pabellón Cabezo Beaza. Los administrativos del Servicio Murciano de Salud citaban a los pacientes por llamada telefónica pero, ante la información de la hospitalización, no daban la alternativa de la inoculación en la propia habitación del centro sanitario. Contrasta esta falta de asistencia con la vacunación a grandes dependientes, en la que los enfermeros sí acuden a los domicilios particulares con los viales de las farmacéuticas.

            El Partido Cantonal de Cartagena ha tenido acceso a diferentes casos en la cuarta planta del Santa Lucía dedicada a medicina interna. Algunos de los perjudicados presentaban incluso más de noventa años, según han relatado a esta formación política los hijos de los afectados con alto grado de enojo. Incluso, ha ocurrido esta circunstancia en nonagenarios ingresados también en el Hospital Santa María del Rosell.

A esta deficiencia en la vacunación, el PCAN también denunció la semana pasada diferentes testimonios de cartageneros de entre 75 y 79 años que acudieron al pabellón de Cabezo Beaza después de que recibieran una llamada de teléfono del Servicio Murciano de Salud con la notificación de su cita para la vacuna. Tras una prolongada espera en las puertas del recinto deportivo, muchos de ellos regresaron a sus domicilios sin la inoculación del fármaco ya que no figuraban sus nombres en la relación de ese día. El malestar era evidente ya que algunos solicitaron el servicio de taxis o la ayuda de familiares cercanos para el desplazamiento al polígono industrial por su avanzada edad. Los mayores pertenecen al centro de salud Virgen de la Caridad, más conocido como el Parchís.

Queda así evidente la descoordinación en la Consejería de Salud entre el proceso de citación y el lugar de vacunación masiva que tiene, en última instancia, la responsabilidad de inmunización de los cartageneros.

Síguenos y dale me gusta 🙂