Desvalijan por completo el antiguo centro de salud de San Antón

El Ayuntamiento promete desde hace cuatro años el usufructo de este edificio municipal a enfermos de alzhéimer, párkinson y trastornos de la personalidad

Dejadez total en un edificio municipal. Sólo un ladrón, según los vecinos que han sido testigos del robo, ha desvalijado por completo el antiguo centro de salud de San Antón. A lo largo de la pasada Navidad, el delincuente sustrajo poco a poco durante varios días todo el material con posibilidad de reventa que permanecía en el inmueble. Aparatos de aire acondicionado, conducciones, ventanas, puertas, cristales y mobiliario en una sustracción que ha dejado las anteriores dependencias sanitarias totalmente destrozadas. De hecho, el autor de esta acción delictiva ha arrancado de cuajo toda la carpintería blanca de aluminio, muy utilizada en los ambulatorios, de los dinteles en todas las estancias de la edificación.

                Tampoco ocultó demasiado el hecho. A plena luz del día, este varón sacaba su botín con total impunidad por la parte trasera de la parcela municipal como puede apreciarse en las fotografías que han cedido residentes del barrio al Partido Cantonal de Cartagena. Antes inutilizó una alarma que servía de aviso en caso de intrusión en la propiedad. Esta intervención hará mucho más costosa la rehabilitación que tiene prevista el Ayuntamiento de Cartagena, desde hace ya cuatro años, para que tres ONG´s de la ciudad usen este edificio.

                Fue en 2019 cuando la entonces vicealcaldesa y concejal de Bienestar Social, Noelia Arroyo, prometió a la Asociación de familiares de personas con enfermedades neurodegenerativas y prevención de envejecimiento patológico de Levante, más conocida por sus siglas Afal, y la Asociación de Párkinson de Cartagena que el edificio del anterior centro de salud sanantonero pasara a manos de ambas entidades. Una vez que, hace más de un año, el Ayuntamiento confirmó la cesión del inmueble por parte del Ministerio de Sanidad, unió a este proyecto a la Asociación de Ayuda e Investigación de los Trastornos de la Personalidad (TP Cartagena). En este sentido, el PCAN denunciaba el pasado mes de octubre el hartazgo de estos colectivos sin ánimo de lucro por los nulos avances después de tanto tiempo y pese al compromiso en firme de la alcaldesa en varias ocasiones.                

Afal tiene previsto la utilización de esta construcción como centro de día de cuarenta plazas con atención a usuarios diagnosticados con demencia, dependencia o discapacidad. Esta institución presta apoyo multidisciplinar a setecientas familias que sufren de cerca el alzhéimer, tanto pacientes, familiares o cuidadores. La Asociación de Párkinson de Cartagena tiene una sede en la segunda planta de la Casa del Mar pero sufre graves problemas respecto al elevado coste de los gastos de mantenimiento y limpieza de los habitáculos. Unas facturas que, debido a los escasos ingresos que reciben, aboca incluso a la desaparición de la entidad. Y, por último, la Asociación de Ayuda e Investigación de los Trastornos de Personalidad disfruta de un local insuficiente en la Urbanización Mediterráneo. El inmueble de San Antón ofrecería instalaciones amplias, en las que los colectivos implicados puedan apoyarse mutuamente, con zonas y recursos comunes, además de sus compartimentos propios.

Ladrón, en la tapia trasera de la parcela del antiguo centro de salud de San Antón, durante un momento del robo del aluminio.
Ladrón, en la tapia trasera de la parcela del antiguo centro de salud de San Antón, durante un momento del robo del aluminio.
Síguenos y dale me gusta 🙂