La Consejería de Salud niega la tercera dosis de la vacuna de la covid a inmunodeficientes

Uno de cada tres ingresos en UCI pertenece a enfermos de coronavirus vacunados con la doble pauta pero con algún tipo de inmunodepresión

Nefasta gestión sanitaria. El Partido Cantonal de Cartagena ha tenido conocimiento de que los pacientes inmunodeficientes no han recibido la tercera dosis de la vacuna covid cuando en su centro de salud le han inyectado el vial de protección contra la gripe. Desde el propio ambulatorio Virgen de la Caridad, más conocido como El Parchís, la unidad de enfermería ha pedido autorización al respecto a sus superiores de la Consejería de Salud con respuesta negativa y ello pese que, en la actualidad, los únicos enfermos de coronavirus en entran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pertenecen al grupo de no vacunados o aquellos que sí han recibido la doble pauta pero presentan diferentes grados de inmunodepresión.

            El PCAN ha conocido de fuentes oficiales del propio servicio de Inmunología del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, único centro sanitario de la Región con esta especialidad y por tanto de referencia para toda la Comunidad Autónoma, que el proceso de vacunación de la tercera dosis de la covid recae en manos de Medicina Preventiva. Aun así, estas mismas fuentes reconocen que de entre sus pacientes, la Consejería de Salud ha priorizado a enfermos oncológicos y trasplantados y que el resto permanecen a la espera en su gran mayoría. El grueso de enfermos de esta unidad presenta carencia de defensas inmunitarias de forma congénita, es decir, nacieron con este problema. Existen diferentes formas de déficit del sistema inmune desde el nacimiento o primario. Desde ausencia de respuesta de las NK, o células killer, defectos en la función fagocítica o hasta trastornos autoinflamatorios, entre otras.            

El Partido Cantonal de Cartagena exige a la Consejería de Salud que, una vez finalizada la vacunación de la tercera dosis de la covid en la franja de edad de más de setenta años, tenga ya en cuenta a la población inmunodeprimida tan vulnerable a los efectos graves de la enfermedad. En la actualidad, la ciudadanía que recibe la tercera inyección contra el coronavirus corresponde ya a mayores de sesenta años con el olvido imperdonable por parte de los responsables sanitarios de los inmunodeficientes. “Una vez inoculadas con el tercer pinchazo a las personas más mayores (setenta, ochenta, noventa años o más) deberían de ir inmediatamente después los inmunodeprimidos. Sería la planificación lógica y deseable según el peligro que presenta el virus entre los infectados”, asevera el secretario general del PCAN y también médico, Celestino García Alfaro.

Síguenos y dale me gusta 🙂