El Puerto incumple su promesa de crear un carril bici y peatonal en la carretera del Faro de Navidad

La Autoridad Portuaria prometió hace un año la renovación de la peligrosa calzada
y la adecuación para sus numerosos viandantes y los vehículos de dos ruedas

Decenas de años con la misma inseguridad. La carretera que une Navantia con el Faro de Navidad tiene tramos sin visibilidad y con el firme en muy mal estado desde hace décadas. Además de los vehículos a motor, centenares de ciclistas y peatones transitan por esta calzada a diario rumbo a las espectaculares vistas del final del trayecto conocido también como El Chalé donde las embarcaciones enfilan su entrada a la bocana del puerto. La Autoridad Portuaria anunció el el adecentamiento del vial, con continuos baches y ausencia total de señalización horizontal, y la construcción de un carril bici y una senda peatonal hace un año pero desde entonces ninguna obra o trámite administrativo ha tenido lugar.

La zona en peores condiciones comprende entre el denominado como muelle del carbón, en la entrada al astillero de Navantia, hasta la antigua sede del Museo Nacional de Arqueología Subacuática. Casi un kilómetro de trayecto que comparten coches, viandantes y bicicletas todos los días en un estrecho vial de apenas tres metros de anchura. El firme presenta además a ambos lados matorrales secos en esta época del año que dificultan aun más el paseo. Y, a lo largo de todo el entorno, numerosos desperdicios ensucian el paraje ya que la zona carece de un plan regular de limpieza. Los habituales transeúntes denuncian desde hace años la dejadez del privilegiado emplazamiento y demandan un acuerdo entre el Ayuntamiento, la Autoridad Portuaria y la Armada para la adecuación del camino.

Trabajadores del restaurante ubicado junto al faro, con los que ha hablado el Partido Cantonal de Cartagena, aseguran que la carretera todavía muestra más peligrosidad por la noche. Ahora en verano, muchas familias toman el fresco en la zona cuando cae el sol y regresan ya sin la luz del día. La ausencia de farolas a lo largo del trayecto hace casi imperceptibles a las personas a esas horas pese a que usan linternas. Los camareros del establecimiento de hostelería temen sobre todo por la integridad de los niños aun menos visibles en la absoluta obscuridad y muestran su preocupación porque ocurra alguna desgracia.

La actuación que comunicó el Puerto hace un año incluía también el traslado al Faro de Navidad desde el puerto de Santa Lucía del centro de control de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar). En esta segunda fase, la Autoridad Portuaria construiría un pequeño edificio y habilitaría una zona de atraque para el buque Clara Campoamor de este organismo estatal, que tiene su base habitual en el muelle de cruceros y cuando llega un trasatlántico cambia su ubicación de forma forzosa al muelle de contenedores. Otro proyecto que ha caído en el olvido de los dirigentes portuarios.

Síguenos y dale me gusta 🙂