El Ayuntamiento incumple su promesa de abrir un cuartel de la Policía Local en Los Dolores

El equipo de Gobierno MC-PSOE anunció un destacamento con veinticinco agentes en la Casa Árabe junto a la oficina municipal del barrio (Omita)

 

Promesas que caen en saco roto. Los vecinos de Los Dolores requieren más presencia de agentes del orden en las calles y, en esta línea, esperan que los compromisos de los gobernantes lleguen a buen puerto. El anterior concejal de Hacienda e Interior, Francisco Aznar, anunció hace dos años la puesta en marcha de un destacamento de la Policía Local en la Casa Árabe con un total de veinticinco efectivos adscritos en exclusiva al barrio. En este edificio tiene su ubicación en la actualidad la Oficina Municipal de Información y Tramitación Administrativa (Omita). El proyecto preveía que los miembros del cuerpo de seguridad compartieran espacio con los funcionarios de administración ya que el inmueble presenta una superficie suficiente para ambos servicios. Los residentes muestran su malestar al Partido Cantonal de Cartagena después de que no haya ningún avance al respecto en tanto tiempo.

 

Los agentes que patrullan por las calles del más poblado de los barrios del municipio parten todavía del Parque de Seguridad de la carretera de La Unión. Las diferentes asociaciones, con las que ha contactado el PCAN en una reciente reunión, muestran su convencimiento de que con una base situada en el propio núcleo urbano de Los Dolores aumentaría la presencia policial y la rapidez en las intervenciones de emergencia. Un grupo estable de patrullas, tanto a pie como en vehículos a motor, tendría como resultado una mayor persuasión para los delincuentes en una zona aún muy castigada por robos y otras actividades delictivas, en opinión de los colectivos.

 

El anterior equipo de Gobierno municipal del Partido Popular rehabilitó el antiguo Castillito del Marqués de Fuente Sol con la intención de su uso como cuartel de la Policía Local. Esta restauración, que costó 585.000 euros, pronto sirvió de poco ya que el inmueble por sus especiales características arquitectónicas no cumplía con las condiciones de seguridad laboral que precisan los agentes en la funcionalidad de su servicio. El edificio modernista funciona ahora sólo como una oficina de denuncias y punto de información policial con horario de oficina y con la atención de un solo agente.

 

El acuartelamiento de Los Dolores y la construcción de un nuevo destacamento en Pozo Estrecho conformaban los dos grandes puntos del Plan Estratégico 2016-19 de la Policía Local, elaborado por el equipo de Gobierno MC-PSOE, que han quedado en nada a tres meses y medio sólo del final del mismo.

Síguenos y dale me gusta 🙂