El Ayuntamiento abandona la restauración de la Casa Rubio de El Algar

El Gobierno municipal prometió su rehabilitación hace dos años pero ahora justifica la renuncia al proyecto porque no fue votado en los presupuestos participativos

Incumplimiento sistemático de sus compromisos. El actual equipo de Gobierno municipal (MC/PSOE) prometió nada más llegar al poder la rehabilitación integral de la Casa Rubio de El Algar. Incluso anunció una primera partida de 30.000 euros en los presupuestos del año pasado de la que nadie sabe nada en la diputación cartagenera. El representante de Movimiento Ciudadano en la junta vecinal, Juan Francisco Terrones, culpa incluso ahora a los vecinos del abandono del proyecto porque no votaron lo suficiente por el mismo en los presupuestos participativos, según informa al Partido Cantonal el presidente de la Asociación de Vecinos, Pedro García. La restauración del emblemático edificio quedó en el puesto quince en este proceso en el que los vecinos elegían las obras que deseaban.

“Es increíble que hagan promesas a bombo y plantillo en la prensa y luego se escuden para dar carpetazo al asunto en su posición en los presupuestos participativos”, denuncia el representante vecinal de la diputación más poblada de la zona este del municipio. “¿Qué han hecho con la partida de la Casa Rubio de las cuentas municipales de 2016? ¿La han desviado paras obras en otros pueblos?”, deja las preguntas en el aire García.

El concejal del Área de Descentralización, Juan Pedro Torralba, junto a los ediles del Área de Patrimonio Arqueológico, Ricardo Segado y el concejal delegado de Cultura, David Martínez, anunciaron en una intervención conjunta el compromiso de recuperación completa del histórico inmueble en septiembre de 2015 hace ya dos años. Los tres ediles incluso hablaron de futuros usos para el mismo como trasladar hasta allí la oficina de la OMITA, la asistencia social, las dependencias del cuartelillo de la Policía Local e incluso la sede de las diferentes asociaciones culturales y deportivas de El Algar.

La Casa Rubio conforma junto con el Teatro Apolo las dos muestras emblemáticas del modernismo en esta diputación. Imponente levanta su alzado, de dos plantas con buhardilla, en el centro del pueblo con unas medidas desproporcionadas para su entorno con más de 2.000 metros cuadrados de superficie. Su construcción concluyó en 1895 y su propietario, un afamado minero, buscaba dejar huella de su poder económico a semejanza de otras construcciones de la época como el Palacio de Aguirre, en el casco histórico de Cartagena, o la Casa del Piñón de La Unión.

Celestino García Alfaro (Secr. General del PCAN)

Secretario General del Partido Cantonal de Cartagena.